EHOD en Facebook


EHOD en Twitter

Lo más visto
Web's ecosistémicas
Otras incursiones:

Web design by EHOD

Ver Post - 08/13/2012


Drive&Bark Resort, Tatiana Poggi & Joaquín García Vicente. 2012.
Drive&Bark Resort es una comunidad de vecinos en la que se han implantado realidades de riesgo y espectáculo como vehículo para obtener ingresos económicos (bienestar).  Para alcanzarlo han tenido que alcanzar acuerdos entre los dos grandes grupos mayoritarios, adiestradores caninos y pilotos de carreras de 24 horas, y ha sido el Asociacionismo lo que les ha permitido llegar a construir las tipologías necesarias. Debido a que son una sociedad amantes del buen tiempo mediterraneo y del Sol, las dos torres que componen la urbanización han ido sufriendo diferentes destinos. La torre Norte con fachada Sur es la torre en la que se desarrollan las principales actividades sociales y donde se habita. Respecto a  la Torre Sur, con fachada Norte, debido a su nula incidencia solar, su valor se ha ido devaluando y ha ido recibiendo diferentes usos auxiliares. El deseo de llevar una vida holgada y sin problemas de almacenamiento de objetos les ha llevado a prolongar sus viviendas más allá de sus fachadas: mediante estructura metálica porticada en las plantas bajas, y mediante vigas biarticuladas y colgante en las plantas superiores; A la vez todas estas prolongaciones se unen mediante escaleras y rampas y constituyen un autentico espacio público en fachada.  El hecho de obtener ingresos económicos mediante la inversión inmobiliaria junto al deseo de ampliar sus viviendas ha llevado a la adquisición de parte de viviendas vecinas (ya sea arriba, abajo o al lado). Los adiestradores caninos requerían de un espacio de entrenamiento, un espacio para las pruebas deportivas y un espacio de almacenamiento.  El espacio de entrenamiento se inserta en el espacio público que recorre las fachadas, convirtiendose en el lugar de la relación vecinal. Este cambio de uso de balcón a espacio público modifica la focalidad de la vivienda y su relación con el exterior. El espacio de las pruebas deportivas y el de almacenamiento se resuelven de manera simultánea. Se construye un graderío que conecta en la planta 3ª las dos torres y las gradas se insertan entre la planta 3ª y 4ª. Debajo de estas se alberga el espacio de almacenamiento y también el espacio de cría, de monta, etc. Los pilotos de 24horas requerían un circuito donde realizar las competiciones y entrenamientos, un espacio de Boxes, unos garajes, lugar donde almacenar combustible, etc.  Se plantea la construcción de un circuito, pero en vez de un modelo extensivo y horizontal, se opta por uno vertical. A modo de que el riesgo y el espectáculo sen mayores y por tanto, los beneficios económicos también, se genera un circuito sin escapatorias en las curvas, en las que los coches que no realizaran una buena trazada saldrían disparados por los aires. Esto conllevaría a desarrollar nuevas tecnologías de seguridad como redes de salvación que se desplegarían los días de competición. Boxes también tendría un planteamiento vertical ya que, al ser carreras 24h, las diferencias de tiempos no son tan reducidas como en las competiciones cortas y no supondría ningún inconveniente tardar algún segundo más. Justo encima de Boxes se dispondrían de los depósistos de combustible. El combustible sería, en parte, Gasoleo común proporcionado por alguna empresa del sector, y en parte sería Biodiesel autoproducido por la comunidad misma a partir del aceite de cocina ya que se puede elaborar de una manera doméstica. Por último, los garajes se situarían en la Torre de instalaciones (sur) y se conectarían con boxes a  través de un montacargas que comparten tanto los adiestradores, los pilotos y mecánicos y el público que asista a las competiciones.


Drive&Bark Resort, Tatiana Poggi & Joaquín García Vicente. 2012.

Drive&Bark Resort es una comunidad de vecinos en la que se han implantado realidades de riesgo y espectáculo como vehículo para obtener ingresos económicos (bienestar).

Para alcanzarlo han tenido que alcanzar acuerdos entre los dos grandes grupos mayoritarios, adiestradores caninos y pilotos de carreras de 24 horas, y ha sido el Asociacionismo lo que les ha permitido llegar a construir las tipologías necesarias.

Debido a que son una sociedad amantes del buen tiempo mediterraneo y del Sol, las dos torres que componen la urbanización han ido sufriendo diferentes destinos. La torre Norte con fachada Sur es la torre en la que se desarrollan las principales actividades sociales y donde se habita. Respecto a  la Torre Sur, con fachada Norte, debido a su nula incidencia solar, su valor se ha ido devaluando y ha ido recibiendo diferentes usos auxiliares.

El deseo de llevar una vida holgada y sin problemas de almacenamiento de objetos les ha llevado a prolongar sus viviendas más allá de sus fachadas: mediante estructura metálica porticada en las plantas bajas, y mediante vigas biarticuladas y colgante en las plantas superiores; A la vez todas estas prolongaciones se unen mediante escaleras y rampas y constituyen un autentico espacio público en fachada.

El hecho de obtener ingresos económicos mediante la inversión inmobiliaria junto al deseo de ampliar sus viviendas ha llevado a la adquisición de parte de viviendas vecinas (ya sea arriba, abajo o al lado).

Los adiestradores caninos requerían de un espacio de entrenamiento, un espacio para las pruebas deportivas y un espacio de almacenamiento.

 El espacio de entrenamiento se inserta en el espacio público que recorre las fachadas, convirtiendose en el lugar de la relación vecinal. Este cambio de uso de balcón a espacio público modifica la focalidad de la vivienda y su relación con el exterior.

El espacio de las pruebas deportivas y el de almacenamiento se resuelven de manera simultánea. Se construye un graderío que conecta en la planta 3ª las dos torres y las gradas se insertan entre la planta 3ª y 4ª. Debajo de estas se alberga el espacio de almacenamiento y también el espacio de cría, de monta, etc.

Los pilotos de 24horas requerían un circuito donde realizar las competiciones y entrenamientos, un espacio de Boxes, unos garajes, lugar donde almacenar combustible, etc.

Se plantea la construcción de un circuito, pero en vez de un modelo extensivo y horizontal, se opta por uno vertical. A modo de que el riesgo y el espectáculo sen mayores y por tanto, los beneficios económicos también, se genera un circuito sin escapatorias en las curvas, en las que los coches que no realizaran una buena trazada saldrían disparados por los aires. Esto conllevaría a desarrollar nuevas tecnologías de seguridad como redes de salvación que se desplegarían los días de competición.

Boxes también tendría un planteamiento vertical ya que, al ser carreras 24h, las diferencias de tiempos no son tan reducidas como en las competiciones cortas y no supondría ningún inconveniente tardar algún segundo más. Justo encima de Boxes se dispondrían de los depósistos de combustible.

El combustible sería, en parte, Gasoleo común proporcionado por alguna empresa del sector, y en parte sería Biodiesel autoproducido por la comunidad misma a partir del aceite de cocina ya que se puede elaborar de una manera doméstica.

Por último, los garajes se situarían en la Torre de instalaciones (sur) y se conectarían con boxes a  través de un montacargas que comparten tanto los adiestradores, los pilotos y mecánicos y el público que asista a las competiciones.

Compartir Compartir Compartir
Tags:      alicante      architecture      bark      dog      drive      driver      happiness      model      mondioring      race      gif     
blog comments powered by Disqus